Trumpicones, una democracia en apuros