La debilidad del poderoso presidente