Pulmones post-COVID lucen dramáticamente peor que de pacientes fumadores