La hora de Raniere (y NXIVM) llegó y quieren darle prisión perpetua. Él no muestra arrepentimiento