Prevención y estilo de vida saludable ayudan a reducir riesgo de cáncer de mama