México le abre paso al coronavirus