Existe un veganismo insano (y es cada vez más habitual)