Unos 222 millones de niños afectados por crisis no tienen acceso a una educación adecuada