Ebrard, ¿reticencia a la "unidad"?