¿Son ustedes supersticiosos? La decisión de la Fed nos remonta a 1994