Perros regulan su comportamiento de manera similar a como lo hacen los niños