Entre el agua y el petróleo, escogimos el oro negro... ¿acertamos?