Marcelo Ebrard y la presidencia, tan cerca y tan lejos