¿Dónde quedaron los buenos debates?