El lado bueno (y el malo) de la actual fortaleza del peso