Guerra, producción y comercio mundial: según The Economist, el mundo está al borde de una catástrofe alimentaria