Contar para no buscar, la paradoja del registro de las desapariciones