La contaminación mató a más personas en 2019 que el COVID en dos años