Claudia, ¿la consentida de Palacio?