El más demócrata de los tiranos