Proteger criminales ¿desliz o estrategia?