Golpear a la oposición vía sus gobernadores