Bolivia, México, Chile y Argentina emergen como potencias del oro blanco