Está bien dejarse llevar por el viento ¡pero al menos se tu quien levante las velas y dirija tu bote!