Al menos 12 niños murieron por hepatitis aguda en todo el mundo y hay más de 450 casos en observación