De clase mundial a adversario