Twitter, Elon Musk y la libertad de expresión