Corrupción, la oportunidad perdida