Latinoamérica, de nuevo una fábrica de pobres