El viejo topo y la izquierda democrática