Una vida sin metas, retos ni sueños es como pretender avanzar en un auto sin gasolina, llantas ni motor