EU, ante la madre de todas las reformas