Así es la travesía científica en busca de tecnologías para simular el cerebro humano