El distanciamiento social no sirve sin mascarilla, según una nueva investigación