La destrucción del CIDE como experimento