La pandemia se instala en la UE, única región del mundo donde aumentan los casos