No se trata de tomar las riendas de tu vida sino de convertirte en el caballo que te llevará a tu destino