El gobierno de AMLO insiste en clases presenciales y asegura que no hay riesgos