Fumar cannabis puede duplicar el riesgo de ataque al corazón