¿Y el legado, apá?