La microbiota intestinal impacta en la salud del cerebro, según estudio