Resaca del cuadro de honor: el lado oscuro de ser sobresaliente