600 millones de niños siguen sin poder recibir educación por la pandemia