En México, hay más de 6 mil personas con desórdenes de coagulación de la sangre