Los músicos abandonan la Revolución