El contaminante que persiste en las ciudades más de 20 años después de su prohibición (y su impacto devastador en los niños)