Detectar a tiempo el cáncer de próstata puede salvar la vida