Científicos descubren que el veneno de una mortífera araña podría "reparar" los corazones de víctimas de ataques cardíacos