Más mujeres de América perdieron su trabajo que en cualquier región del mundo