La invitación del presidente a la violencia